Tenencia de armas para la defensa y la caza

Tenencia de armas para la defensa y la caza

Este artículo fue escrito por Ernesto Correa Dalbroi

Tenencia de armas para la defensa y la caza. 

Se cuentan por cientos los argumentos a favor y en contra de la tenencia de armas para la defensa y la caza en poder de la población civil; es algo que ya se menciona hasta en la novela «D’Artagnan y los Tres Mosqueteros» de Alejandro Dumas, cuando los soldados del Cardenal Richelieu le confiscaban las espadas a los civiles «para evitar la violencia y los duelos» 

😉

Lo cierto es que las armas SALVAN VIDAS cuando están en las manos adecuadas, y cuando se tiene el cuidado y el entrenamiento necesario para evitar accidentes con su utilización y almacenamiento.


A todos aquellos que en su esquema de seguridad personal o familiar decidan incluir un arma de fuego, les recomiendo lo siguiente:


– OBTENGA UN ARMA LEGAL. No compre armas en el mercado negro, que seguramente habrán sido robadas, o se pueden haber utilizado antes en la comisión de algún ilícito. Recuerde que el sólo hecho de comprar o tener un arma ilegal ya constituye un delito, y que si esa arma fue utilizada para dañar o matar a alguien antes de que llegara a sus manos puede ser acusado de esos hechos de sangre.


– GESTIONE EL PERMISO PARA LA TENENCIA y/o PORTE DE ARMAS DE FUEGO. Éste es un requisito previo indispensable en muchos países para la adquisición y tenencia de armas de fuego. Generalmente incluye lo siguiente: un test psicofísico, acreditar cierta cantidad de horas de práctica en polígonos de tiro para el uso de armas de fuego, y la revisión de antecedentes penales.


– TENGA UN LUGAR SEGURO PARA GUARDAR EL ARMA EN SU HOGAR. Son muchos los accidentes que ocurren en el hogar debido a la gestión insuficiente o irresponsable de los propietarios de armas de fuego al momento de guardarlas. El no ser cuidadosos puede provocar que niños o personas no aptas en el manejo de armas terminen manipulándolas, con resultados que muchas veces son fatales. Y las armas también deben protegerse para evitar que sean robadas si fuéramos blanco de los ladrones. Existen varios medios para el almacenamiento seguro del arma: contar con un armario metálico con llave, ponerle tranca al «gatillo», esconderla en un lugar secreto e inaccesible para los niños y los ladrones, guardarla en una caja fuerte, etcétera. 


– PRACTIQUE TIRO CON REGULARIDAD. La efectividad en el uso del arma es algo que sólo se obtiene practicando, y va decayendo a medida que se abandona la práctica. Eso incluye más que el simple hecho de apretar el gatillo, ya que en las prácticas de tiro se ensaya la postura corporal, la respiración, la visión, el desplazamiento a través del terreno, la conciencia situacional (si la práctica incluye ejercicios de acuerdo a diferentes escenarios, por ejemplo), las medidas de seguridad en el manejo del arma, los tipos de munición, el mantenimiento del arma, etc.


– TENGA UN BOTIQUÍN A MANO. Los efectos del uso del arma de fuego pueden generar heridas – algunas de gravedad – tanto cuando la usamos para cazar, para defendernos o para practicar. Por lo tanto imprescindible contar con un botiquín tipo IFAK cuando hagamos prácticas de tiro (ver video al respecto en el grupo). Ese botiquín de tamaño reducido puede ser cargado en el cinturón, y está diseñado para el tratamiento inmediato de heridas; cuenta con apósitos, vendajes, gasas, torniquete, etc. Puede ser la diferencia entre la vida y la muerte de un herido, hasta el momento que logra ser asistido por la emergencia médica.Conviene guardar el botiquín IFAK junto con el arma.


– INCLUYA A SU FAMILIA EN EL MANEJO DEL ARMA. Esto no quiere decir que necesariamente vayan todos a practicar tiro (que podría ser lo indicado si toda la familia está incluida en el esquema de seguridad del hogar) pero es aconsejable que los adultos de la familia sepan al menos cómo manipular el arma de manera segura. De esa manera se quitan los miedos que generan las armas de fuego, y se puede esperar un enfoque prudente y responsable si esas personas debieran manipular el arma para asistirnos durante un ataque o en las prácticas de tiro. UNA PERSONA INSTRUIDA EQUIVALE A UN ACCIDENTE MENOS. Las prácticas familiares también deben incluir el uso del botiquín IFAK.


– MANTENGA EN CONDICIONES SU ARMA. Eso también incluye la munición correspondiente. Es imprescindible mantener el arma en buenas condiciones de funcionamiento; para ello hay que preservarla de los lugares húmedos, evitar que acumule polvo, limpiar los restos de pólvora luego de usarla, aceitarla suficientemente, verificar que el mecanismo funciona de manera correcta, reparar o cambiar las piezas rotas o gastadas, etc.

Contenido Relacionado:

¿Donde comprar armas?

¿Por qué necesitas armas de supervivencia?

¿Debo comprar un Taser, Pistola de Aturdimiento o Spray Pimienta?

Botiquin de primeros auxilios que pueden salvar vidas

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *