sobrevivientes de COVID-19

Sobrevivientes de COVID-19

Los sobrevivientes de COVID-19. Los pacientes hospitalizados con COVID-19 grave, algunos de los cuales han pasado semanas respirando con la ayuda de un ventilador mecánico, comenzarán a reanudar sus vidas. Es probable que muchos se ocupen de los efectos persistentes del virus y de los tratamientos de emergencia que les permitieron sobrevivir.

El presente artículo es producto de la investigación de diferentes portales en la red y se refiere a las consecuencias o efectos del covid-19 en contagiados graves y hospitalizados.

«El problema con el que nos enfrentaremos más en los próximos meses es cómo vamos a ayudar a estas personas a recuperarse», dice Lauren Ferrante, médico pulmonar y de cuidados críticos en la Facultad de Medicina de Yale. Las prácticas hospitalarias que mantienen a los pacientes lo más lúcidos y móviles posible, incluso en medio de su enfermedad, podrían mejorar sus probabilidades a largo plazo. Pero muchos médicos de la unidad de cuidados intensivos dicen que la tensión de la pandemia en los hospitales y la naturaleza infecciosa del virus están dificultando el cumplimiento de algunas de esas prácticas.

El asalto inmediato de COVID-19 al cuerpo es extenso. Se dirige a los pulmones, pero la falta de oxígeno y la inflamación generalizada también pueden dañar los riñones, el hígado, el corazón, el cerebro y otros órganos. Aunque es demasiado pronto para decir a qué discapacidades duraderas se enfrentarán los sobrevivientes de COVID-19, las pistas provienen de estudios de neumonía grave, una infección que inflama los alvéolos pulmonares, como lo hace COVID-19. Algunas de estas infecciones progresan al síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA), en el cual esos sacos se llenan de líquido. Esa condición a veces provoca cicatrices que pueden causar problemas respiratorios a largo plazo, dice Ferrante, pero los estudios muestran que la mayoría de los pacientes con SDRA finalmente recuperan su función pulmonar.

Un estudio en un grupo de pacientes más pequeño en China encontró que solo el 14% sobrevivió después de usar un ventilador.

Los que sobreviven durante un período prolongado con un ventilador son propensos a la atrofia muscular y la debilidad. Mantener en movimiento a un paciente gravemente enfermo —alzando los brazos y las piernas, y eventualmente ayudándolo a sentarse, pararse y caminar— puede reducir esa debilidad y sacarlo del ventilador más rápido. Pero debido a que el SARS-CoV-2 es tan infeccioso, traer especialistas en rehabilitación a las habitaciones de los pacientes puede ser un desafío, dice Needham.

Otro riesgo para los pacientes hospitalizados es el delirio, un estado de pensamiento confuso que puede conducir a deficiencias cognitivas a largo plazo, como déficit de memoria. «Lo que estamos encontrando en COVID es que hay una tonelada de delirio», dice E. Wesley Ely, neumólogo y médico de cuidados críticos en la Universidad de Vanderbilt, cuyo equipo se está preparando para publicar esos hallazgos. El virus en sí es en parte el culpable, dice Ely. Sospecha que este coronavirus, como los que causan el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS) y el síndrome respiratorio del Medio Oriente, puede infiltrarse directamente y dañar el cerebro. Y la inflamación en todo el cuerpo causada por el virus también puede limitar el flujo sanguíneo al cerebro y matar las células cerebrales.

Contenido Relacionado:

Botiquin de primeros auxilios

Consejos para Fortalecer el Sistema Inmunológico Contra el Coronavirus

Cómo preparase para el colapso económico por el coronavirus

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *